Coches eléctricos infantiles, historia del coche para niños

Los coches eléctricos infantiles se han convertido en un juguete de lo más popular, ya lo hemos indicado en más de una ocasión. Y no es de extrañar, pues además de diversión, ofrecen numerosos beneficios para el desarrollo de los más peques. Pero, ¿crees que son una novedad de hoy en día? Pues estás equivocado. De hecho, los coches para niños tienen un largo recorrido en la historia. ¿Quieres conocerlo? ¡Perfecto! ¡No te pierdas el repaso de BabyCoches en la evolución de estos modelos mini!

Los primeros coches de juguete para niños y niñas

La pasión por el desplazamiento cómodo y la diversión por la velocidad se originó desde el invento de la rueda. El hombre, desde tiempos remotos, ha estado siempre imaginando cómo perfeccionar su utilización y aplicaciones, tanto para el trabajo como el tiempo de ocio.

En este sentido, el nacimiento del coche de juguete para niños y niñas más antiguo con ruedas tuvo lugar en Turquía, un carro de caballos encontrado en la tumba de un niño con más de 5.000 años de antigüedad.

El automóvil y los coches para niños

A pesar de lo anterior, la historia del automóvil tal y como la conocemos actualmente comienza en el siglo XVIII, haciendo referencia a un vehículo autopropulsado. En 1769, el ingeniero Nicolás Cugnot fue quien fabricó un triciclo propulsado por una caldera de vapor. Pesaba 4,5 toneladas y podría alcanzar una velocidad de hasta 4km/h.

Más de un siglo después, en 1886, el ingeniero alemán Karl Benz patentó el primer vehículo con motor de combustión interna. Consistía en un triciclo propulsado por un motor de gasolina.

El nacimiento del coche para niños

Al principio, todos estos modelos se construían de forma artesanal. Por lo tanto, se requería de mucho tiempo y dinero, hasta que en 1908 Henry Ford comenzó a fabricar coches en una cadena de montaje con el famoso modelo T. Esto redujo costes de producción y el tiempo de fabricación, popularizando el uso del automóvil.

Los hombres pensaron que un automóvil era tan ilusionante tanto para adultos como para niños, por lo que se empezaron a fabricar réplicas en miniatura de modelos para que los más peques pudieran subir en ellos. Mientras que los primeros fueron a pedales, hoy en día los más demandados son los coches eléctricos infantiles. Estos cuentan con numerosas características e incluso con mandos de control remoto para los padres, que permiten manejar y supervisar el juguete.

¿Cómo eran esos coches infantiles?

Al igual que ocurre hoy en día, estos primeros coches de juguete imitaban a aquellos automóviles clásicos de su época. Ningún niño de comienzos del siglo XX podría imaginar que esos primeros diseños de coche tallado en madera evolucionarían hasta convertirse en coches eléctricos para diferentes edades y sexo.

La fabricación de coches para niños varió con el paso de los años. Al principio estaba la madera tallada, que fue pasando a la hojalata, el cartón y el celuloide hasta llegar al plástico. Estos últimos surgieron con la industrialización de estos objetos debido a la facilidad y rapidez con la que el plástico podría ser moldeado respecto a los materiales anteriores.

Hoy en día podemos encontrar una gran variedad de modelos que varían en tamaño, diseño, colores, accesorios… Y en BabyCoches contamos con numerosos diseños ideales para todo tipo de gustos y preferencias. ¡No te pierdas nuestros coches eléctricos infantiles!

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *